sábado, 19 de noviembre de 2016

Los corazones sensibles



Cuando lo que anhelas no se puede buscar con la mirada y lo que te muestran tus ojos te resulta incomprensible, es tiempo del corazón.

Los corazones sensibles se muestran desconcertados cuando se produce este desfase entre la mirada y los sentimientos, esos corazones desorientados y temerosos que caminan por senderos de esperanza salteada con las cicatrices del camino recorrido.

Es fácil de entender, al principio dejamos claro lo que queremos, lo que no queremos, incluso nos recreamos en ello, parece sencillo, pero nada que ver con la realidad y me pregunto... ¿qué pasa cuando uno se enamora? ¿como lo sabe? ¿se puede enamorar uno en un minuto? y si es Amor, ¿por qué limitarlo? ¿por qué encasillarlo en un contexto que no le corresponde?.

Creo que todo esto surge de una parte nuestra descontrolada y dirigida por las heridas sufridas a lo largo de la existencia, pero... ¿quién sabe?


viernes, 21 de octubre de 2016

No soy de nadie..


Del Blog Vivir soñando,




Se adentró en el océano, necesitaba su abrazo.. siempre era como volver al origen.. Se sumergió y escuchó la voz del agua.. un escalofrío la recorrió al sentir la Conexión.. mientras se dejaba mecer dulcemente escuchó: Para lograr encontrarnos a nosotros mismos es requisito casi imprescindible habernos quedado vacíos, sentir una soledad extrema.. y cuando sientes que ya no hay nada, que no te queda nada, es cuando te Ves.. al fondo de esa oscuridad.. Allí estás con tu Luz Iluminando.. una Luz (la tuya) que no proyecta sombras.. una Luz Verdadera..

viernes, 14 de octubre de 2016

Autopista 61



Navegando por el ciberespacio me he encontrado con algo que me parece interesante para los amantes del blues y que quieran, no solamente escuchar este tipo de música, sino conocer, como dice el amigo Monk, nada más ni nada menos que toda la historia del Blues.



jueves, 13 de octubre de 2016

Jiddu Krishnamurti


Esperas ser dichoso una vez que
hallas obtenido lo que pides. Te engañas;
tendrás las mismas inquietudes, iguales
cuidados, idénticos disgustos, semejantes
temores, parecidos deseos.

La felicidad no consiste en adquirir y en
gozar de lo adquirido, sino en no desear,
porque consiste en ser libre.




viernes, 2 de septiembre de 2016

El enebro solitario






Todo

es flor de un día

apenas dura un instante

puedes verlo en el reflejo de lo que fuiste

sentirlo en esos vacíos emergentes

y oírlo cada otoño, cuando caminas sobre las hojas secas del robledal.



Cada hoja, cada crujido, es como una cicatriz que se abre camino en tu recuerdo

mientras el río fluye ajeno a tu dispersión, ajeno a tu locura

al otro lado del muro de piedras, redondeadas ya por el paso del tiempo.



Un poco más allá, un puente, con un arco de La Victoria

hordas de hormigas disciplinadas y algunos nenúfares erguidos

acompañan la soledad del ser, al brillante caballero

en un paseo solemne y absurdo

en el que la luz, ya no refleja las arrugas de tu rostro.



martes, 30 de agosto de 2016

The Fractal Monkey goes to the West





El Manuscrito Voynich






El Manuscrito Voynich es un libro ilustr ado, de contenidos desconocidos, escrito por un autor anónimo en un alfabeto no identificado y un idioma incomprensible, el denominado Voynichés. Aunque no se sabe cuando fue escrito, según pruebas del carbono 14, el pergamino en el cual está escrito fue fabricado entre 1404 y 1438.

El nombre del manuscrito se debe al especialista lituano en libros antiguos Wilfrid M. Voynich (1865-1930), quien lo adquirió en 1912. Actualmente está catalogado como el ítem MS 408 en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale.

El manuscrito ha sido objeto de intensos estudios por numerosos criptógrafos profesionales y aficionados, incluyendo destacados especialistas estadounidenses y británicos en descifrados de la Segunda Guerra Mundial. Hasta febrero de 2014 ninguno había conseguido descifrar una sola palabra. Esta sucesión de fracasos ha convertido al manuscrito en el Santo Grial de la criptografía histórica, pero a la vez ha alimentado la hipótesis de que el libro no es más que un elaborado engaño, una secuencia de símbolos al azar sin sentido alguno.




Sin embargo, el que cumpla la ley de Zipf (que establece que en todas las lenguas humanas la palabra más frecuente en una gran cantidad de texto aparece el doble de veces que la segunda más frecuente, el triple que la tercera más frecuente, el cuádruple que la cuarta, etcétera) hace pensar que se trata no solo de un texto redactado en un lenguaje concreto, sino también que ese lenguaje se basa en alguna lengua natural, ya que los lenguajes artificiales, como los élficos de Tolkien o el klingon de Star Trek, no cumplen esta regla. Es prácticamente imposible que el autor del Manuscrito Voynich conociera dicha ley, enunciada varios siglos después, y que por tanto la aplicase a una lengua inventada por él.

En 2009, investigaciones de la Universidad de Arizona (en Estados Unidos) demostraron, mediante la prueba del carbono 14, y con una fiabilidad del 95 %, que el pergamino del manuscrito podía datarse entre 1404 y 1438. Por otra parte, el McCrone Research Institute de Chicago demostró que la tinta fue aplicada no mucho después, confirmando así que el manuscrito es un auténtico documento medieval. 

Sobre el lugar en que pudo haberse escrito, existen pocas pistas. En una de sus ilustraciones aparece una ciudad amurallada, y son sus almenas dibujadas las que aportan una orientación. Su forma es la de las almenas llamadas de cola de golondrina, un estilo estético que, más tarde, en el Renacimiento, se popularizó por toda Europa, pero que en el momento en que se supone que se elaboró el manuscrito, según los últimos estudios de la Universidad de Arizona, solo se podía encontrar en el norte de Italia, quizá en la amplia región entre Milán y Venecia.

Según estudios publicados en 2014, por el botánico Arthur Tucker de la Universidad Estatal de Delaware, el origen del manuscrito podría ser mesoamericano. Esta hipótesis se basa en la similitud de algunas plantas ilustradas en el manuscrito con sus contrapartes americanas y en el hecho de que el estilo con el que están realizadas dichas ilustraciones concuerda con el estilo usado en ilustraciones botánicas del siglo XVI en México. 

En febrero de 2014, Stephen Bax, profesor de la Universidad de Bedfordshire (Reino Unido), anunció haber descifrado el manuscrito en forma parcial.

El libro tiene alrededor de 240 páginas de pergamino, con vacíos en su numeración (la cual es aparentemente posterior al texto, quizás del siglo xvi), lo que sugiere que varias páginas se habían extraviado ya antes de su compra por Voynich. Para evitar extravíos posteriores, el padre Theodore C. Petersen lo fotocopió en 1931, repartiendo dichas copias entre varios investigadores interesados en su estudio e intento de traducción. 

Se utilizó pluma de ave para escribir el texto y dibujar las figuras con pintura de colores; según se puede apreciar, el texto es posterior a las figuras, ya que en numerosas ocasiones el texto aparece tocando el borde de las imágenes, algo que no ocurriría si éstas hubiesen sido añadidas posteriormente.



Ilustraciones

Las ilustraciones del manuscrito no aclaran los contenidos del texto pero denotan que el libro consta de seis "secciones", con diferente materia y estilo. Exceptuando la última sección, que contiene únicamente texto, casi la totalidad de las páginas contiene al menos una ilustración. Las secciones y sus nombres convencionales son: 

· «Herbario»: cada página muestra una planta (en ocasiones dos) y algunos párrafos de texto, un formato típico de herbarios europeos de la época. Algunas partes de estas ilustraciones son copias en mayor escala y detalle de bocetos vistos en la sección «farmacéutica» (debajo). 

· «Astronómica»: Contiene diagramas circulares, algunos de ellos con soles, lunas y estrellas, lo que sugiere que trata de astronomía o astrología. Una serie de 12 diagramas muestra símbolos convencionales para constelaciones zodiacales (dos peces para Piscis, un toro para Tauro, un soldado con un arco para Sagitario, etc.). Cada símbolo está rodeado por exactamente 30 figuras de mujeres en miniatura, la mayoría de ellas desnudas, cada una sosteniendo una estrella. Las dos últimas páginas de esta sección (Acuario y Capricornio) se extraviaron, mientras que Aries y Tauro están separados en cuatro diagramas con 15 estrellas cada uno. Algunos de estos diagramas se encuentran en páginas desplegables. 

· «Biológica»: Un texto denso y continuo con figuras de pequeñas mujeres desnudas tomando baños en balnearios públicos o tinas interconectadas por una elaborada red de tuberías, algunas de ellas claramente en forma de órganos del cuerpo. Algunas de las mujeres llevan coronas. Posiblemente sean ninfas. 

· «Cosmológica»: Más diagramas circulares, pero de naturaleza desconocida. Esta sección también posee páginas desplegables, una de ellas de seis páginas de largo, que contiene una especie de mapa o diagrama con seis "islas" conectadas por calzadas, castillos y posiblemente un volcán. 

· «Farmacéutica»: Varios dibujos con leyendas de partes de plantas aisladas (raíces, hojas, etc.); objetos similares a jarras farmacéuticas (albarelos) a lo largo de los márgenes y algunos párrafos de texto. 

· «Recetas»: Muchos párrafos cortos, cada uno marcado con una "viñeta" en forma de flor (o estrella) que hacen pensar en una serie de órdenes, pasos o instrucciones para elaborar algo (presumiblemente un producto químico o alquímico). 



El texto 

La sección "biológica" del texto contiene texto apretado e ilustraciones de mujeres bañándose desnudas. 

El texto (llamado voynichés) fue claramente escrito de izquierda a derecha, con un margen derecho desigual. Las secciones más largas se encuentran partidas en párrafos, a menudo con "viñetas" en el margen izquierdo. No hay evidencia de signos de puntuación. 

El texto es fluido, como si el escriba entendiera lo que estaba escribiendo mientras lo hacía; el manuscrito no da la impresión de que cada carácter haya tenido que ser calculado antes de ser escrito en la página. 

El texto consiste de más de 170.000 glifos, normalmente separados unos de otros por pequeños espacios. La mayoría de los glifos están escritos con uno o dos trazos simples. Considerando que existen disputas sobre si ciertos glifos son distintos o no, se calcula que el alfabeto entero consta de entre 20 y 30 glifos totales para casi todo el texto, con raras excepciones de algunas docenas de caracteres "extraños", encontrados una o dos veces en todo el texto. 

Los espacios más anchos dividen el texto en alrededor de 35.000 "palabras" de longitud variada. Estas parecen seguir una cierta fonética o reglas ortográficas de cierto tipo; por ejemplo, algunos caracteres deben aparecer en cada palabra (como las vocales en el castellano), algunos caracteres nunca siguen a otros, algunos pueden ser dobles pero otros no. 

El análisis estadístico del texto reveló patrones similares a los de lenguas naturales. Por ejemplo, la frecuencia de palabras sigue la Ley de Zipf y la entropía (alrededor de 10 bits por palabra) es similar a aquella de textos en latín. Algunas palabras aparecen exclusivamente en ciertas secciones, o solo en algunas páginas; otras son frecuentes en todo el manuscrito. Existen muy pocas repeticiones entre las miles de "leyendas" adjuntas a las ilustraciones. En la sección «herbario», la primera palabra de cada página aparece solamente en esa página, pudiendo representar el nombre de la planta. 

Por otro lado, el "idioma" del Manuscrito Voynich, el voynichés, es distinto de los idiomas europeos en varios aspectos. En particular, no existen palabras con más de 10 "letras". Además, la distribución de letras dentro de una palabra es algo peculiar: algunos caracteres aparecen solamente al principio de una palabra, otros solamente al final y algunos siempre en el medio. Tal característica es muy particular en lenguas como el árabe, donde la misma letra se representa de diferentes formas, dependiendo de su posición en la palabra, por lo que se escribe diferentemente al inicio, en el centro o al final, lo que puede dar a entender que se trata de un alfabeto más reducido, en el entendido de que se ven como símbolos distintos lo que podría ser el mismo. 

El texto parece ser más repetitivo que los típicos idiomas europeos: existen secuencias en las cuales la misma palabra común aparece hasta tres veces consecutivas. 



Resumen 

Wilfrid Voynich (1865-1930) adquirió el manuscrito en 1912. 

Se atribuye a los primeros propietarios reales del manuscrito la creencia de que su autor fue Roger Bacon (1214-1294). El manuscrito presenta notables parecidos con una obra del autor inglés Anthony Ascham, A Little Herbal (‘un pequeño herbario’), publicada en 1550. 

Los primeros propietarios teóricos del manuscrito habrían sido Rodolfo II de Bohemia (1552-1612) (nieto de Carlos I de España) y Jacobus Horcicky de Tepenecz (que lo habría poseído entre 1612 y 1622), quien a su vez se lo habría pasado a Georgius Barschius (quien en teoría lo habría tenido entre 1622-1665). De este último personaje no se tienen noticias más que por unas cartas que posiblemente escribió Johannes Marcus Marci (poseedor del libro en 1665), dirigidas a Athanasius Kircher. Quizá emulando al orientalista Andreas Mueller, que había conseguido estafar a Kircher con un texto fraudulento, y con la colaboración de Raphael Missowsky, habría escrito el manuscrito y creado toda la representación anterior. 

Permanecería en manos de Athanasius Kircher desde 1665 hasta 1680, sin que pudiera descifrarlo, pasando a la biblioteca del Collegio Romano (actualmente la Universidad Pontificia Gregoriana) hasta 1912, momento en el que lo compraría Wilfrid M. Voynich (entre 1912 y 1930) para pasar posteriormente a su viuda, Ethel Boole Voynich (entre 1930 y 1961), a Hans Peter Kraus (entre 1961 y 1969), el cual lo cedió a la Universidad de Yale.


viernes, 8 de abril de 2016

miércoles, 30 de marzo de 2016

Tu tienes el reloj, yo tengo el tiempo...



No sé mi edad: nací en el desierto del Sahara, sin papeles...

Nací en un campamento nómada touareg entre Tombuctú y Gao, al norte de Mali. He sido pastor de los camellos, cabras, corderos y vacas de mi padre. Hoy estudio Gestión en la Universidad Montpellier. Estoy soltero. Defiendo a los pastores tuareg. Soy musulmán, sin fanatismo

- ¡Qué turbante tan hermoso...!

- Es una fina tela de algodón: permite tapar la cara en el desierto cuando se levanta arena, y a la vez seguir viendo y respirando através de ella.

- Es de un azul bellísimo...

- A los touareg nos llamaban los hombres azules por esto: la tela destiñe algo y nuestra piel toma tintes azulados...

- ¿Cómo elaboran ese intenso azul añil?

- Con una planta llamada índigo, mezclada con otros pigmentos naturales. El azul, para los touareg, es el color del mundo.

- ¿Por qué?

- Es el color dominante: el del cielo, el techo de nuestra casa.

- ¿Quiénes son los touareg?

- Touareg significa "abandonados", porque somos un viejo pueblo nómada del desierto, solitario, orgulloso: "Señores del Desierto", nos llaman. Nuestra etnia es la amazigh (bereber), y nuestro alfabeto, el tifinagh.

- ¿Cuántos son?

- Unos tres millones, y la mayoría todavía nómadas. Pero la población decrece... "¡Hace falta que un pueblo desaparezca para que sepamos que existía!", denunciaba una vez un sabio: yo lucho por preservar este pueblo.

- ¿A qué se dedican?

- Pastoreamos rebaños de camellos, cabras, corderos, vacas y asnos en un reino de infinito y de silencio...

- ¿De verdad tan silencioso es el desierto?

- Si estás a solas en aquel silencio, oyes el latido de tu propio corazón. No hay mejor lugar para hallarse a uno mismo.




- ¿Qué recuerdos de su niñez en el desierto conserva con mayor nitidez?

- Me despierto con el sol. Ahí están las cabras de mi padre. Ellas nos dan leche y carne, nosotros las llevamos a donde hay agua y hierba... Así hizo mi bisabuelo, y mi abuelo, y mi padre.... Y yo. ¡No había otra cosa en el mundo más que eso, y yo era muy feliz en él!

- ¿Sí? No parece muy estimulante. ..

- Mucho.. A los siete años ya te dejan alejarte del campamento, para lo que te enseñan las cosas importantes: a olisquear el aire, escuchar, aguzar la vista, orientarte por el sol y las estrellas... Y a dejarte llevar por el camello, si te pierdes: te llevará a donde hay agua.

- Saber eso es valioso, sin duda...

- Allí todo es simple y profundo. Hay muy pocas cosas, ¡y cada una tiene enorme valor!

- Entonces este mundo y aquél son muy diferentes, ¿no?

- Allí, cada pequeña cosa proporciona felicidad. Cada roce es valioso. ¡Sentimos una enorme alegría por el simple hecho de tocarnos, de estar juntos! Allí nadie sueña con llegar a ser, ¡porque cada uno ya es!

- ¿Qué es lo que más le chocó en su primer viaje a Europa?

- Vi correr a la gente por el aeropuerto.. . ¡En el desierto sólo se corre si viene una tormenta de arena! Me asusté, claro...

- Sólo iban a buscar las maletas, ja, ja...

- Sí, era eso. También vi carteles de chicas desnudas: ¿por qué esa falta de respeto hacia la mujer?, me pregunté... Después, en el hotel Ibis, vi el primer grifo de mi vida: vi correr el agua... y sentí ganas de llorar.

- Qué abundancia, qué derroche, ¿no?

- ¡Todos los días de mi vida habían consistido en buscar agua! Cuando veo las fuentes de adorno aquí y allá, aún sigo sintiendo dentro un dolor tan inmenso...

- ¿Tanto como eso?

- Sí. A principios de los 90 hubo una gran sequía, murieron los animales, caímos enfermos... Yo tendría unos doce años, y mi madre murió... ¡Ella lo era todo para mí! Me contaba historias y me enseñó a contarlas bien. Me enseñó a ser yo mismo.

- ¿Qué pasó con su familia?

- Convencí a mi padre de que me dejase ir a la escuela. Casi cada día yo caminaba quince kilómetros. Hasta que el maestro me dejó una cama para dormir, y una señora me daba de comer al pasar frente a su casa... Entendí: mi madre estaba ayudándome...

- ¿De dónde salió esa pasión por la escuela?

- De que un par de años antes había pasado por el campamento el rally París-Dakar, y a una periodista se le cayó un libro de la mochila. Lo recogí y se lo di. Me lo regaló y me habló de aquel libro: El Principito.. Y yo me prometí que un día sería capaz de leerlo...

- Y lo logró.

- Sí. Y así fue como logré una beca para estudiar en Francia.

- ¡Un tuareg en la universidad. ..!

- Ah, lo que más añoro aquí es la leche de camella... Y el fuego de leña. Y caminar descalzo sobre la arena cálida. Y las estrellas: allí las miramos cada noche, y cada estrella es distinta de otra, como es distinta cada cabra... Aquí, por la noche, miran la tele.

- Sí... ¿Qué es lo que peor le parece de aquí?

- Tienen de todo, pero no les basta. Se quejan. ¡En Francia se pasan la vida quejándose! Se encadenan de por vida a un banco, y hay ansia de poseer, frenesí, prisa... En el desierto no hay atascos, ¿y sabe por qué? ¡Porque allí nadie quiere adelantar a nadie!

- Reláteme un momento de felicidad intensa en su lejano desierto.

- Es cada día, dos horas antes de la puesta del sol: baja el calor, y el frío no ha llegado, y hombres y animales regresan lentamente al campamento y sus perfiles se recortan en un cielo rosa, azul, rojo, amarillo, verde...

- Fascinante, desde luego...

- Es un momento mágico... Entramos todos en la tienda y hervimos té. Sentados, en silencio, escuchamos el hervor... La calma nos invade a todos: los latidos del corazón se acompasan al pot-pot del hervor...

- Qué paz...

- Aquí tienen reloj, allí tenemos tiempo



Entrevista realizada por VÍCTOR-M. AMELA a: MOUSSA AG ASSARID.

the Peak





lunes, 28 de marzo de 2016

Un día es un día





Puertas

 
 
Pincha sobre el enlace de abajo
 
 

Ilusiones


  
Estás ahí, y de repente...
 ha nacido otra flor...

Es preciosa, es diferente,
tiene un color especial...

Redemption song

 
 

Bob Marley

 
Canciones de redención

Viejos piratas, si, me robaron
Me vendieron a los barcos mercantes
Unos minutos después de sacarme
de un pozo sin fondo
Pero mi mano fue hecha fuerte,
por la mano del Todopoderoso
Seguimos adelante en esta generación
Triunfalmente

¿No me ayudas a cantar
estas canciones de libertad?
Porque lo único que alguna vez tuve fueron
Canciones de redención
Canciones de redención

Emancípate de la esclavitud mental
Nadie excepto nosotros podemos liberar nuestras mentes
No tengas miedo de la energía atómica
por que nada puede detener el tiempo
¿Por cuánto tiempo van a matar a nuestros profetas,
mientras nos paramos a un costado y miramos?
Algunos dicen que es sólo una parte de eso:
tenemos que completar el libro

¿No me ayudas a cantar
estas canciones de libertad?
Porque lo único que alguna vez tuve fueron
Canciones de redención
Canciones de redención
Canciones de redención

Emancípate de la esclavitud mental
Nadie excepto nosotros podemos liberar nuestras mentes
No tengas miedo de la energía atómica
por que nada puede detener el tiempo
¿Por cuánto tiempo van a matar a nuestros profetas,
mientras nos paramos a un costado y miramos?
Algunos dicen que es sólo una parte de eso:
tenemos que completar el libro

¿No me ayudas a cantar
estas canciones de libertad?
Porque lo único que alguna vez tuve fueron
Canciones de redención
Estas canciones de libertad
Canciones de libertad

 

miércoles, 23 de marzo de 2016

Objetivos




A veces, sólo yo. Imaginado por Arwen





A veces. Sólo yo…
Respiro y siento el aire
que llena mi espíritu de fuego


A veces. Sólo yo…
Huyo hacia esos rincones
donde mi vida desaparece en sueños


A veces. Sólo yo…
No sé dónde esconder la ira,
a dónde mandar el miedo


A veces. Sólo yo…
Grito en un aullido sordo
que inunda lo que deseo


A veces. Sólo yo…
Porque no queda nada,
Ni mis propios restos.


Sólo un latido incesante
que me agita, me revuelve,
me deja exhausta y sin aliento.







Bill Fay


Be not so Fearful


No estés tan nervioso, no seas tan frágil
alguien cuida de ti, no fracasarás
No estés tan nervioso, no seas tan frágil
No estés tan nervioso, no seas tan frágil


No te arrepientas tanto de lo que has hecho
Tienes que olvidarlo. Ya está hecho
Cuando despiertes, descubrirás que puedes correr
no te arrepientas tanto de lo que has hecho


No estés tan nervioso, no seas tan frágil
No temas tanto, no seas tan débil
Alguien cuida de ti, no descarrilarás
no temas tanto no seas tan débil
no temas tanto no seas tan débil


No te arrepientas tanto de lo que has hecho
Tienes que olvidarlo. Ya está hecho

Cuando despiertes, descubrirás que puedes correr
No te arrepientas tanto de lo que has hecho
No te arrepientas tanto de lo que has hecho


 


Textos de Wikipedia

Bill Fay es un cantante, pianista y cantautor de Inglaterra.

Su primer sencillo, "Some Good Advice"/"Screams in my Ears", fue editado por el sello Deram en 1967, seguido por dos discos, Bill Fay en 1970 y Time of the Last en 1971. Los discos vendieron muy poco, y Deram rescindió el contrato de Fay justo después de la edición de su segundo disco. Los discos originales de Fay, editados por Deram, fueron reeditados en 2005 en formato de CD. 

A pesar de regresar al estudio de grabación a finales de los 70, el disco que siguió a Time of the Last Persecution no salió hasta enero del 2005. Titulado Tomorrow, Tomorrow & Tomorrow, el disco fue interpretado por el Bill Fay Group y editado por el sello Durtro Jnana. En 2004, el sello británico Wooden Hill editó una recopilación de grabaciones caseras grabadas entre 1966 y 1970 titulada From the Bottom of an Old Grandfather Clock.

El grupo estadounidense Wilco ha interpretado la canción "Be Not So Fearful" en conciertos en directo y Jeff Tweedy, el vocalista del grupo, también la ha cantado en el documental I Am Trying Break Your Heart: A Film About Wilco. Fay salió a escena para interpretar esta canción con el grupo cuando dieron conciertos en Sheppherds Bush Empire en 2007 y en Union Chapel, Islington en 2010, ambas presentaciones en Londres. Además, una interpretación de "Pictures of Adolf again" del productor y músico Jim O'Rourke y Glenn Kotche, el baterista de Wilco, aparece en la película "United Red Army" de Koji Wakamatsu. La canción que da título al disco "Time of the Last Persecution" se convirtió en un clásico en los conciertos de Current 93, el grupo británico de Apocalyptic folk.

En el 2010, el sello Coptic Cat editó el nuevo disco de Fay titulado Still Some Light.