viernes, 22 de enero de 2016

El viajero de Taured





En un día aparentemente normal de 1954, un hombre tomaba un vuelo hacia Tokio, pero después de llegar al Aeropuerto Internacional del Tokio, el viaje “normal” había tomado un rumbo muy extraño.

Cuando entregó su pasaporte para que fuera sellado, el hombre fue inmediatamente interrogado sobre su procedencia. No, no se trataba de un episodio de discriminación: aunque su pasaporte parecía autentico, figuraba un país del que nadie nunca había escuchado hablar llamado “Taured”.

El misterioso sujeto afirmaba que su país se situaba entre Francia y España, pero cuando le indicaron que lo señalara en un mapa, apuntó hacia el Principado de Andorra. Insistiendo en que nunca había escuchado hablar de Andorra y que Taured existía hacía 1000 años, el hombre aseguró que estaba en Japón por negocios, algo que venía haciendo en los últimos cinco años. Su pasaporte confirmaba su versión: estaba cubierto de sellos por visitas anteriores (aunque los sellos no eran precisamente los mismos que los japoneses tenían, pero con notables semejanzas). Incluso les mostró una licencia de conducción emitida por el misterioso país y un talón de cheques de un banco desconocido.

Después de un largo interrogatorio y de una profunda confusión de ambas partes, el viajero fue enviado a un hotel en las cercanías hasta que se emitiera una decisión oficial. Allí se quedó acompañado por una guardia de dos oficiales de inmigración que esperaron en el pasillo de la habitación hasta la mañana siguiente. Fue entonces cuando descubrieron que el hombre misterioso había desaparecido sin dejar rastro, siendo que la única salida posible era una ventana sin balcón, en el quinceavo piso… que permanecía cerrada.

El departamento de policía de Tokio realizó una extensa búsqueda, pero se quedaron con las manos vacías. Y quien sabe, en una de esas, en Taured tenían a un loco hablando sobre un tal Principado de Andorra que “no existe”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario