viernes, 19 de febrero de 2016

2 minutos y 29 segundos






Durante los 2 minutos y 29 segundos, pasaron 93 seres humanos y un perro


Las mujeres pierden


Artículo de Confidencial Andaluz


Hace unos días leí en una red social que una mujer joven, culta, enfermera de situaciones críticas que ha trabajado en distintos países (España -Barcelona-, Israel… ahora en Suecia) decía que ya no iba a poder hacer aquello que le gustaba: pasear de noche sola. Eso me hizo reflexionar sobre la sociedad en la que estamos inmersos, con millones de personas por debajo del umbral de la pobreza y en la más absoluta miseria en este sistema de capitalismo salvaje, y en los cambios sociales, a peor, que se están produciendo para unos, los que vivimos en la sociedad del bienestar, con el contrapeso de aquellos que mejoran sus condiciones de vida trasladándose a vivir aquí desde países donde no existe libertad ni democracia ni derechos sino guerras, hambre y dictaduras.

Y llegué a pensar en cómo en esta sociedad la Policía podría garantizar la seguridad a mujeres que decidan ejercer la libertad de pasear solas de noche. La primera conclusión es que queda mucho por avanzar en igualdad porque en ninguna sociedad del mundo, ni en las más avanzadas, tienen potencialmente el mismo riesgo de ser agredidos un hombre que una mujer.

La segunda conclusión es que estamos en pleno choque de civilizaciones, de culturas y religiones, que se produce en las calles de todas las ciudades de occidente y para el que confieso no encontré solución que no lesione derechos, expectativas o libertades de otros. Y esas no son soluciones.

Decía esta señora que tengo como amiga en Facebook (A.R.C.) que tendría que dejar de salir a pasear sola de noche en Estocolmo por la situación que se venía produciendo contra mujeres y respondía otro “vecino” en dicha red social que todavía quedan algunas ciudades del Norte de Suecia donde se podía caminar de noche sola siendo mujer sin mayores riesgos que cualquier otra persona, pero que pronto allí llegarían también “las personas que no quieren en otras ciudades de Europa”.

"Se hacen concesiones, que comparto, como ofrecer menús sin cerdo para los musulmanes en las   escuelas, entre otras, pero hay exigencias como acotar un trozo de playa pública para mujeres musulmanas, o piscinas y educación separadas para hombres y mujeres, y otras muchas, en las que creo no se debe ceder porque atentan contra nuestros principios de igualdad de todas las personas."

Creo que en democracia hay que respetar las creencias religiosas y culturales de todas las personas y permitir que tengan sus templos religiosos sean cristianos, judíos, musulmanes o de cualquier otra religión, pero esa elemental norma de respeto a todas las creencias debe acompañarse de la exigencia a las personas que vienen a esta sociedad de asumir unas mínimas reglas de convivencia para garantizar a quienes vivimos aquí, que se van a respetar nuestras costumbres y forma de vida y que nadie va a intentar imponernos otras. Se hacen concesiones, que comparto, como ofrecer menús sin cerdo para los musulmanes en las escuelas, entre otras, pero hay exigencias como acotar un trozo de playa pública para mujeres musulmanas, o piscinas y educación separadas para hombres y mujeres, y otras muchas, en las que creo no se debe ceder porque atentan contra nuestros principios de igualdad de todas las personas sin distinción que en occidente es lo mismo para hombres y mujeres.

Creo que para vivir en la sociedad de occidente a las mujeres les es exigible que no usen burka, que lleven al descubierto al menos su cara, y a los hombres que reconozcan la igualdad de hombres y mujeres, evitando estampas en nuestras calles de mujeres completamente cubiertas caminando un paso por detrás de los hombres. También habría que exigirles control de natalidad porque no se pueden tener 4, 6, 8… hijos y que todos reciban subvención de dinero público. La píldora, el preservativo, no son pecado en nuestra sociedad de estados laicos (salvo excepciones con reminiscencias religiosas de siglos pasados), y si lo son en algunas religiones hay que ignorarlas y combatirlas, limitando las ayudas a partir de determinado número de hijos, y quienes quieran seguir dictados sectarios y fanáticos religiosos o culturales que no se financien con nuestro dinero.

"Que esos países donde las mujeres no pueden votar, ni conducir, ni hablar con ningún hombre que no sea su dueño (padre, marido, hermano…) estén presentes en la ONU y ocupen organismos como la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos es una burla de los gobiernos y de la ONU a toda la humanidad."

Esas culturas y religiones que consideran a la mujer un ser inferior subordinado a los caprichos y decisiones del hombre deben cambiar sus postulados para que sus miembros se integren en la sociedad de occidente. Si están educados desde niños (ellos y ellas) en esa presunta superioridad con normas y leyes como prohibir a las mujeres votar, o conducir, o salir solas a la calle y si lo hacen siempre de día y el tiempo mínimo imprescindible para hacer la compra, cuando esos hombres viven aquí entienden que una mujer que camina sola de noche no merece respeto, la desprecian, insultan o piensan que es lícito que el hombre la toque o cosas peores.

Que esos países donde las mujeres no pueden votar, ni conducir, ni hablar con ningún hombre que no sea su dueño (padre, marido, hermano…) estén presentes en la ONU y ocupen organismos como la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos es una burla de los gobiernos y de la ONU a toda la humanidad. Los países occidentales declaran guerras por muchas razones mientras mantienen un discurso de respeto a la igualdad de hombres y mujeres en los países de occidente, pero no deja de ser un discurso falso, hipócrita, cínico, porque si fuera cierto que actúan como dicen estas religiones y culturas estaban proscritas por atacar los derechos y la dignidad de más del 50% de la humanidad mientras no se modernizaran.

Cambiar esta situación no es que no sea un asunto prioritario, es que no existe como tal asunto a resolver quizás porque afecta principalmente a ellas, las mujeres, razón por la que no será combatido como lo fue el nazismo o la esclavitud que en el fondo comparten la misma ideología de superioridad de una raza. Y es que en la historia de la humanidad muchas etnias, razas o colectivos han sido siempre maltratados, ignorados, pisoteados sus derechos, pero nunca con la persistencia con la que se ha despreciado, ignorado, maltratado atacado y esclavizado a las que siempre pierden, las mujeres.



jueves, 18 de febrero de 2016

Francisco Ferrer i Guardia



"Si se quiere un porvenir de fraternidad, de paz y de dicha, dirigíos a vosotros mismos, los que sufrís el régimen actual, y fundar escuelas en las que podáis enseñar libremente todas las verdades conquistadas"


Ferrer i Guardia


La escuela moderna fue una corriente de enseñanza de principios del siglo XX. Fue fundada por el pedagogo y librepensador Francisco Ferrer i Guardia en el mes de agosto de 1901 en la calle Bailén nº 70 de Barcelona.




Principios básicos de la Escuela Moderna

1. La educación de la infancia debe fundamentarse sobre una base científica y racional; en consecuencia, es preciso separar de ella toda noción mística o sobrenatural.

2. La instrucción es parte de esta educación. La instrucción debe comprender también, junto a la formación de la inteligencia, el desarrollo del carácter, la cultura de la voluntad, la preparación de un ser moral y físico bien equilibrado, cuyas facultades estén asociadas y elevadas a su máximo de potencia.

3. La educación moral, mucho menos teórica que práctica, debe resultar principalmente del ejemplo y apoyarse sobre la gran ley natural de la solidaridad.

4. Es necesario, sobre todo en la enseñanza de la primera infancia, que los programas y los métodos estén adaptados lo más posible a la psicología del niño, lo que casi no sucede en ninguna parte, ni en la enseñanza pública ni en la privada.

5. El propósito de la enseñanza es que los niños de ambos sexos tengan idéntica educación; que por semejante manera desenvuelvan la inteligencia, purifiquen el corazón y templen sus voluntades; que la humanidad femenina y masculina se compenetren, desde la infancia, llegando a ser la mujer, no de nombre, sino en realidad de verdad, la compañera del hombre.

6. La coeducación de pobres y ricos, que pone en contacto unos con otros en la inocente igualdad de la infancia, por medio de la sistemática igualdad de la escuela racional, esa es la escuela, buena, necesaria y reparadora.

7. Establecer la protección e instrucción higiénica en las escuelas. No se necesitan palacios relumbrantes; para difundir la instrucción bastan salas amplias, de luz abundante y aire puro, donde los escolares estén protegidos.

8. El juego es indispensable a los niños. Por lo que mira a su constitución, salud y desarrollo físico, todo el mundo estará conforme; pero acontece que únicamente para la atención en la cantidad de desarrollo físico que producen los juegos.

9. Es de vital importancia la preparación de los maestros y una vida y sueldo digno para ellos. El verdadero educador es el que, contra sus propias ideas y sus voluntades, puede defender al niño, apelando en mayor grado a las energías propias del mismo niño.

10. La escuela debe renovarse para renovar la sociedad, una sociedad que repruebe los convencionalismos, las crueldades, los artificios y las mentiras que sirven de base a la sociedad moderna.

11. Partiendo de una educación en solidaridad y de la igualdad, no hay que crear una desigualdad nueva, y, por tanto, en la Escuela Moderna no hay premios, ni castigos, ni exámenes en que hubiera alumnos ensoberbecidos con la nota de sobresaliente, medianías que se conformaran con la vulgarísima nota de aprobados ni infelices que sufrieran el oprobio de verse despreciados por incapaces.

12. Los niños y las niñas deben tener vitalidad cerebral propia, a fin de que cuando se emancipen de su racional tutoría, continúen siendo en el mundo social enemigos mortales de prejuicios de toda clase, propendiendo a formarse convicciones razonadas, propias, sobre todo lo que sea objeto del pensamiento.

13. El propósito culminante de la Escuela Moderna es fomentar la evolución progresiva de la infancia evitando los atavismos regresivos, que son como rémoras que opone el pasado a los avances francos y decididos hacia el porvenir.


Ferrer i Guardia (1859-1909) nació en el seno de una familia de campesinos acomodados de Alella (Barcelona), muy católicos y monárquicos. Fue el tercero de catorce hermanos. A los trece años, junto con su hermano mayor, denunciaron al párroco de la localidad, por intromisión familiar. Por ello, el padre desheredó al hijo mayor y a Francisco lo enviaron a Barcelona a trabajar como aprendiz en un comercio de harinas. El dueño le inició en ideales republicanos y le inscribió en clases nocturas en el Ateneo. Durante este tiempo tuvo una formación muy autodidacta y estudió a fondo la doctrina de Francisco Pi y Margall, así como las tesis internacionalistas y en el republicanismo. En 1883 ingresó en la logia masónica Verdad de Barcelona.

Con 24 años se fué a trabajar como revisor en la línea de ferrocarril Barcelona-Cervere y se hizo militante del Partido Republicano Progresista. Su trabajo lo aprovechó como correo entre los revolucionarios españoles con el exiliado presidente del gobierno republicano Manuel Ruiz Zorrilla. En 1886 apoyó el pronunciamiento militar de Villacampa para proclamar la República. Como fracasó el pronunciamiento, tuvo que exiliarse a París con su primera mujer. Allí en París sobrevive dando clases de español y como comerciante de vinos. También fué secretario sin sueldo de Ruiz Zorrilla. Su ideología va pasando del republicanismo al anarquismo.

Es aquí en París donde descubre su vocación pedagógica. Fundó la Escuela laica y fué ganando prestigio internacional como pedagogo librepensador y enemigo del oscurantismo de la enseñanza religiosa que se daba en España. En 1899 se casa por segunda vez con una maestra librepensadora (Leopoldine Bonnard), con la que recorre Europa. Durante este tiempo fue incorporando a su ideario los conceptos educativos del anarquismo que luego aplicaría en España en su proyecto de la Escuela Moderna.

Este proyecto de pedagogía libertaria fue posible gracias a una herencia de un millón de francos que recibió de una antigua alumna (Ernestine Mennier) al morir. Nació así en la ciudad de Barcelona la Escuela Moderna que le acarreó la enemistad con los núcleos conservadores y con la iglesia católica, que veían en estas escuelas laicas una amenaza a sus intereses.

La Escuela Moderna se inaugura en Barcelona en agosto de 1901 que funciona intermitentemente hasta 1909, periodo en el cual se clausura repetidas veces y es perseguida por los sectores más conservadores y religiosos de la ciudad. Se llegaron a escolarizar más de un centenar de niños de ambos sexos, practicándose así la coeducación. Al mismo tiempo se fue publicando un boletín, se daban charlas, teatro y se puso en marcha una Universidad Popular para los adultos.


Documental TVE

En cuanto al ideario de la Escuela Moderna, en sus aulas no se impartían materias religiosas pero si científicas y humanísticas, se fomentaba la no competitividad, el pensamiento libre e individual, el excursionismo al campo, y el desarrollo integral del niño. Se impulsó así una pedagogía racional, un alumnado mixto y en el que se abolieron prácticas retrógradas como eran el castigo, las recompensas o los exámenes.

En 1906, el bibliotecario y traductor de su escuela, Mateo Morral, atentó contra Alfonso XIII. Esto supuso para Ferrer el cierre de su Escuela y una condena de cárcel por complicidad, de la que fue finalmente absuelto. Intentó volver a abrir la Escuela, pero no le fue posible y, tuvo que marchar a Francia y a Bélgica donde fundó la Liga Internacional para la Educación Racional de la Infancia.

En junio de 1909 regresa de Inglaterra a Barcelona para visitar a su cuñada y sobrina que estaban enfermas. Estando en Barcelona es detenido, acusado de haber sido el instigador de la Semana Trágica de Barcelona. Fue declarado culpable ante un Tribunal Militar y fue fusilado a las 9 de la mañana del 13 de octubre de 1909 en el foso de Santa Amalia en la prisión de Montjüic.

La noche anterior a su asesinato escribió el siguiente testamento: “Deseo que en ninguna ocasión ni próxima ni lejana, ni por uno ni por otro motivo, se hagan manifestaciones de carácter religioso o político ante los restos míos, porque considero que el tiempo que se emplea ocupándose de los muertos sería mejor destinarlo a mejorar la condición en que viven los vivos, teniendo gran necesidad de ello casi todos los hombres. (…) Deseo también que mis amigos hablen poco o nada de mi, porque se crean ídolos cuando se ensalza a los hombres, lo que es un gran mal para el porvenir humano. Solamente los hechos, sean de quien sean, se han de estudiar, ensalzar o vituperar, alabándolos para que se imiten cuando parecen redundar al bien común, o criticándolos para que no se repitan si se consideran nocivos al bienestar general.”

Textos de ORIENTACIÓN EDUCATIVA antonio moreno


"La autoridad de una obra se mide por su valor como experiencia moral, por consiguiente por su duración, de la que depende su resultado. Si mi escuela permanece definitivamente cerrada, no habrá sido sino un esbozo, una interrogación sin respuesta"

Ferrer i Guardia


Bowie




martes, 16 de febrero de 2016

El tomate de la abuela


Hoy es sábado y he decidido ponerme manos a la obra y rescatar la receta del tomate de la abuela.

Los ingredientes necesarios son tomates, pimientos de colores, cebolla, un poco de ajo y aceite. Las cantidades yo las pongo a ojo. Dice la abuela que es importante echarle un poco de azúcar para quitarle la acidez. 


Una vez que tenemos bien lavaditos los tomates, los podemos dejar apartados y empezar con el sofrito, que lo tendrás un tiempo indeterminado, hasta que creas que debes echar los tomates.


Nota: Al final de la tomatada todo deberá quedar bien limpio. (Espacio patrocinado por Brasil 2016)


Cuando este todo ya juntito en la perola, vamos removiendo con una cuchara de madera y llevamos el contenido a ebullición, deberás ver colores y chisporroteos en la superficie...


Al final, después de mucho mover y pasar por la turmix, nos encontraremos con una salsa de tomate rojiza y uniforme, que ya se empieza a dejarse querer (huele de miedo).


Importante: Al final debe quedar ni muy espeso ni muy caldoso, siendo un detalle importante poder dejar la cuchara clavada en el medio y que se quede tiesa.


Finalmenete, procederemos a envasar el tomate en unos tarros de cristal con sus tapas correspondientes. En un futuro prepararé etiquetas personalizadas para darle un acabado más comercial, porque esto no es más que el principio de lo que será una conservera biológica multinacional en un futuro cercano...


Cuando ya tengamos los botes envasados, hay que realizar un proceso para que pueda ser conservado durante largo tiempo, pero eso es otra historia....

Nota del autor: Importante que los tomates sean de los que saben a tomate, ya sabes....


martes, 9 de febrero de 2016

Déjà vu





Déjà vu: (/deʒa vy/, en francés ‘ya visto’) es un tipo de paramnesia de reconocimiento (en contraposición a las paramnesias del recuerdo) caracterizada por la experiencia de sentir que se ha sido testigo o se ha experimentado previamente una situación nueva (de la Wikipedia).



¿Qué pasa si la vida te presenta situaciones similares? ¿emociones que despiertan recuerdos? me parece muy curioso y creo que se puede interpretar como que el destino te da segundas oportunidades. ¿Por qué la vida habría de colocarte en situaciones de este tipo?.

Tal vez sea sencillo de entender, que no tanto de concluir. Una explicación coherente, podría ser que tenemos que que ver algo que no vimos entonces, decidir algo que no decidimos, en uno u otro sentido, y ahí es donde viene lo complicado.

La vida nos presenta versiones de nosotros mismos, nuestra imaginación nos juega malas pasadas y el presente es lo que nos queda. He oído decir que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. ¿Cuantas veces debemos vivir una misma situación para aprender algo de ella?. O tal vez no haya que aprender nada...

Quien sabe...


Un chorro de aire fresco





Vorágine





La noche había sido larga, y la ducha matinal no acababa despejar su mente obnubilada. Ella vino a él mientras el agua resbalaba por su cuerpo, tenía una dulce mirada, y un corazón grande, que con poco se llenaba. Además tenía la habilidad de iluminar otros corazones, corazones solitarios y perdidos entre la vorágine, lanzando destellos de amor y comprensión, repartiendo sonrisas y regalando esa sensación de cercanía y comprensión para almas perdidas tras la batalla.


domingo, 7 de febrero de 2016

Es sólo un momento...






Es sólo un momento

un pequeño instante de la eternidad

cuando te observas, frente a frente

en la soledad del ser


sábado, 6 de febrero de 2016

Solipsismo





Conceptos y términos: 'Solipsismo'

Si uno es un idealista radical y un escéptico radical, no puede por menos que ser un solipsista. El solipsismo, en efecto, se deriva del escepticismo, que parte de dudar de la certeza de las creencias y del alcance del conocimiento; así como del idealismo, que se basa en la suposición de que son las ideas la auténtica realidad del mundo; conocer dicha realidad sólo es posible si conocemos los actos de nuestra conciencia. Seguramente mejor lo expresa Ferrater Mora: “El idealismo subjetivo gnoseológico, que reduce todos los objetos, como objetos de conocimiento, a contenidos de conciencia, y el idealismo metafísico, que niega la existencia o, mejor dicho, la subsistencia, del mundo externo, conducen al solipsismo”.


La palabra solipsismo procede de dos vocablos latinos: solus e ipse, que significan “sólo uno mismo”. Por lo tanto, el solipsismo es la creencia de que sólo existe uno mismo, es decir, mi propia mente, con sus ideas y sus representaciones. Tomas Vinci lo define como la “doctrina que afirmala existencia de una perspectiva en primera persona que posee características privilegiadas e irreducibles, que suponen distintos tipos de aislamiento con respecto a cualesquiera otras personas o cosas externas que puedan existir”.

¿Cómo puede llegarse a una afirmación tan radical? Todo se reduce a suponer que existe un único modo de conocer la realidad y que éste criterio exclusivo es la verdad que el propio sujeto va descubriendo gracias a su naturaleza pensante.

Hay que diferenciar básicamente el solipsismo metodológico del solipsismo metafísico. El primero de ellos no pretende rechazar la idea de que no haya más que nuestra mente; antes el contrario, lo que pretende es que las verdades sedimenten en una base firme, verdades que posteriormente serán tomadas como principios. Así, René Descartes, que creía en la verdad de las ideas, se vio abocado al solipsismo en último término, y sólo pudo evitarlo introduciendo como garante a Dios, pero se trató de un solipsismo descafeinado, débil, por así decir, porque Descartes sólo lo empleó, efectivamente, tratando de fundamentar un saber verdadero de la realidad.

Hay algunas variantes del solipsismo. Mencionemos algunas. A veces se dice que los referentes o significados de las palabras son entidades mentales a los cuales sólo tiene acceso el usuario del lenguaje. Esto sería el solipsismo semántico. Para Thomas Nagel, por otro lado, que sostiene un solipsismo empático, es imposible entender precisa y adecuadamente la experiencia de seres sintientes que no seamos nosotros mismos, por lo que siempre estaremos realmente aislados de los demás, por mucho contacto social que tengamos… una tesis un poco deprimente. El solipsismo ontológico es la formulación radical de esta postura, que ya hemos mencionado y que en sus formas más extremas llega a decir que “lo único de lo que puede decirse significativamente que exista es de nosotros mismos o de nuestros estados mentales (Tomas Vinci, en la entrada solipsismo del Diccionario Akal de Filosofía, Robert Auri (ed.), Madrid, 2004).


Leamos a Ferrater Mora, que nos ilustra con las siguientes palabras: “Así, el solipsismo stricto sensu es aquel que queda encerrado en los límites del solus ipse sin posibilidad de salida al exterior […] El solipsismo extremo y consecuente se halla, por lo tanto, en quienes, como Schuppe y, sobre todo, como Schubert-Soldern, pretenden atenerse de tal modo a la positividad de lo dado, que lo dado sólo puede serlo a una conciencia, esto es, a la propia. Por lo demás, Schubert-Soldern defendió explícitamente la posición solipsista, por cuanto ésta era, a su entender, la única forma de evitar la afirmación metafísica de la trascendencia”.

Alguien que se pregunte si (o, más radicalmente, que afirme) que uno mismo es todo lo que existe y que rete a cualquier otro a rebatirle, lleva las de ganar, en el sentido de que la actitud solipsista llevada a su extremo es completamente irrefutable. Esto es así porque nuestra experiencia del mundo, nuestra vivencia de él no puede ser otra, independientemente de si existen las cosas o los seres externos o si todo es producto de estados internos de mí mismo, como señala Antoni Martinez Riu.

El famoso Bertrand Russell mencionaba a veces una carta que recibió en una ocasión, y no de cualquiera, sino de una lógica de renombre, Christine Ladd-Franklin. En esta carta, la filósofa defendía que ella misma era solipsista; es más, su postura le parecía tan obvia, tan manifiesta, que no entendía cómo era posible que todos los demás filósofos no lo fueran igualmente y no aceptaran sus razones. Para ella, el solipsismo era completamente irrefutable. Y, sí, el solipsismo es irrefutable, porque estamos, todos, encadenados al “predicamento egocéntrico”, es decir: cualquier cosa que conozcamos del mundo parte de la información que nos llega y que nuestros sentidos captan y el cerebro procesa. La experiencia que de él tenemos (o sea, todo aquello que vemos, sentimos, olemos, oímos, etc. ) es nuestro “mundo fenoménico”. Y éste mundo fenoménico es todo lo que alcanzamos a percibir; no podemos ir más allá de él, más allá de lo que podemos percibir, y nuestra experiencia debe limitarse, pues, a aquello que experimentamos. Esto nos impide, por tanto, poder demostrar que el mundo fenoménico de otra persona tenga la misma entidad, que sea tan real, como la que predicamos de la nuestra. Lo dice más concisamente Antoni Martinez Riu: “la exterioridad no puede probarse directamente”.


En tono más jocoso, como era habitual en él, Martin Gardner nos dice: “el solipsismo es la creencia insensata de que sólo existe uno mismo. Todas las otras partes del universo, incluida la otra gente, son ficciones insustanciales de la mente de la persona individual, que es lo único verdaderamente real. Es casi lo mismo que pensar que uno es Dios, y que yo sepa, nunca ha habido un auténtico solipsista que no acabara en una institución mental o que en el pasado no fuera considerado loco”. (Los porqués de un escriba filósofo, Tusquets, Barcelona, 1989).





miércoles, 3 de febrero de 2016

Decálogo para ser feliz del Papa Francisco





1. Viví y dejá vivir. “Acá los romanos tienen un dicho y podríamos tomarlo como un hilo para tirar de la fórmula esa que dice: ‘Anda adelante y deja que la gente vaya adelante’. Viví y dejá vivir, es el primer paso de la paz y la felicidad.

2. Darse a los demás. “Si uno se estanca, corre el riesgo de ser egoísta. Y el agua estancada es la primera que se corrompe.”

3. Moverse remansadamente. “En Don Segundo Sombra hay una cosa muy linda, de alguien que relee su vida. El protagonista. Dice que de joven era un arroyo pedregoso que se llevaba por delante todo; que de adulto era un río que andaba adelante y que en la vejez se sentía en movimiento, pero lentamente remansado. Yo utilizaría esta imagen del poeta y novelista Ricardo Güiraldes, ese último adjetivo, remansado. La capacidad de moverse con benevolencia y humildad, el remanso de la vida. Los ancianos tienen esa sabiduría,son la memoria de un pueblo. Y un pueblo que no cuida a sus ancianos no tiene futuro.”




4. Jugar con los chicos. “El consumismo nos llevó a esa ansiedad de perder la sana cultura del ocio, leer, disfrutar del arte. Ahora confieso poco, pero en Buenos Aires confesaba mucho y cuando venía una mamá joven le preguntaba: ‘¿Cuántos hijos tenés? ¿Jugás con tus hijos?’ Y era una pregunta que no se esperaba, pero yo le decía que jugar con los chicos es clave, es una cultura sana. Es difícil, los padres se van a trabajar temprano y vuelven a veces cuando sus hijos duermen, es difícil, pero hay que hacerlo.”

5. Compartir los domingos con la familia. “El otro día, en Campobasso, fui a una reunión entre el mundo de la universidad y el mundo obrero, todos reclamaban el domingo no laborable. El domingo es para la familia.”




6. Ayudar a los jóvenes a conseguir empleo. “Hay que ser creativos con esta franja. Si faltan oportunidades, caen en la droga. Y está muy alto el índice de suicidios entre los jóvenes sin trabajo. El otro día leí, pero no me fío porque no es un dato científico, que había 75 millones de jóvenes de 25 años para abajo desocupados. No alcanza con darles de comer: hay que inventarles cursos de un año de plomero, electricista, costurero. La dignidad te la da el llevar el pan a casa.

7. Cuidar la naturaleza. “Hay que cuidar la creación y no lo estamos haciendo. Es uno de los desafíos más grandes que tenemos.”

8. Olvidarse rápido de lo negativo. “La necesidad de hablar mal del otro indica una baja autoestima, es decir: yo me siento tan abajo que en vez de subir, bajo al otro. Olvidarse rápido de lo negativo es sano.”


9. Respetar al que piensa distinto. “Podemos inquietar al otro desde el testimonio, para que ambos progresen en esa comunicación, pero lo peor que
puede haber es el proselitismo religioso, que paraliza: ‘Yo dialogo contigo para convencerte’, no. Cada uno dialoga desde su identidad. La Iglesia crece
por atracción, no por proselitismo.”

10. Buscar activamente la paz. “Estamos viviendo en una época de mucha guerra. En Africa parecen guerras tribales, pero son algo más. La guerra destruye. Y el clamor por la paz hay que gritarlo. La paz a veces da la idea de quietud, pero nunca es quietud, siempre es una paz activa.”


Destellos





lunes, 1 de febrero de 2016

Me detuve a tu lado



A veces, sólo a veces, me detengo a tu lado

cerca, muy cerca, sólo a veces...




El día que te vi por primera vez, el viento guiaba mis pasos

y la bruma de otoño envolvía mis pensamientos, mis sueños...



Profundos ojos negros, reflejan la tristeza de mi ser,

pero cuando apareces ante mi mirada, algo cambia...



Apenas dos metros..., tu quietud me agrada, pareces segura,

pero sólo soy un caminante sin rumbo, sin horizontes...



Ahí estoy, frente a ti, sin decir palabra, solamente mirándote,

mientras tu, un poco rígida, haces caso omiso de mi sentimientos...




En nada llegará el invierno, el frio y largo invierno, y volveré a verte

a estar cerca de ti, a imaginarte y soñarte de camino a casa...



Pero sé que un día pasaré y no estarás, solamente existirás en mi recuerdo,

y tú, perdida entre la marabunta, añorarás aquel sentimiento que tuviste cerca...



Cerca, muy cerca, sólo a veces...



Caminando una tarde cualquiera, por un lugar cualquiera.

A veces, sólo a veces, me detengo a tu lado.